Actividad

  • migueldelacruz ha publicado una actualización hace 10 meses, 3 semanas

    2017 un año duro para la gestión local
    El año 2017 se inició muy duro para la gestión de las entidades sub-nacionales (estados y municipios). El progresivo deterioro institucional y la crisis económica del país apuntan a consolidar un escenario donde los gobiernos locales padecerán serias restricciones financieras tanto para honrar sus compromisos laborales como cumplir con los programas planificados. El resultado directo será un mayor deterioro en la calidad de vida de la población.
    Como complemento a las restricciones financieras de las entidades sub-nacionales, este 2017 constituye un año electoral. Y en efecto, deberían realizarse las elecciones a gobernadores y legisladores estadales cuyos períodos se encuentras vencidos; así como también los comicios municipales que comprenderían a alcaldes y concejales, sin olvidar el caso de las juntas parroquiales, que fueron abolidas de manera inconstitucional con la reforma de la Ley Orgánica del Poder Público Municipal (LOPPM) realizada en 2010.
    Las restricciones institucionales de los municipios se incrementaron por la enorme carga presupuestaria que representa el aumento del 50% en el salario mínimo decretado por Ejecutivo Nacional en los gastos y compromisos laborales de esas entidades. Si bien, las obligaciones derivadas de los aumentos salariales pudieran ser paliados mediante la revisión y aumento de su capacidad recaudatoria (p.ej. el cobro de impuestos), si el gobierno central no hace la transferencia de los recursos correspondientes los municipios se enfrentan a un eventual “cierre técnico”. En una situación similar se encontrarían los gobiernos estadales cercanos al incumplimiento de sus obligaciones en caso de que no reciban a tiempo las transferencias económicas correspondientes.
    En tal sentido, la gestión de las entidades regionales y locales nos luce francamente comprometida si además la ubicamos en el marco de la crisis de gobernabilidad consolidada en el país. Las primeras víctimas locales serían aquellos municipios pequeños y con baja capacidad de generación de ingresos propios. Tales entidades caerían en una situación conflicto interno y de gestión sustantiva frente a la ciudadanía al verse muy comprometidos para cumplir con su función pública.
    La Asociación de Alcaldes por Venezuela (AAV) en su reunión del 13 de enero de 2017, decidió emprender unos lineamientos de acción política dirigidos a la defensa de la democracia, la descentralización y la autonomía municipal. Al respecto, cabe destacar: las exigencias ante CNE del cumplimiento del cronograma electoral, la defensa del derecho al sufragio; la exigencia de los recursos para atender los compromisos laborales creados por el Ejecutivo Nacional y la entrega oportuna del situado constitucional, así como la agilización de un conjunto de leyes necesarias para la defensa de los municipios.
    Por supuesto, que la situación de precariedad institucional que atraviesa el país será un obstáculo para el avance y desarrollo de este programa; sin embargo esta iniciativa resulta trascendente y esperanzadora. Puede ser determinante que los alcaldes unidos emprendan y contribuyan desde sus espacios locales al rescate de la institucionalidad democrática venezolana.
    @migonzalezm